Razones para organizar un viaje de incentivos

Hacia finales del siglo XIX nace en las grandes empresas la necesidad de motivar a sus empleados para conseguir una mayor productividad que repercuta en una mejor cuenta de resultados.

¿Cuándo nace el turismo de incentivos? ¿En qué consiste un viaje de incentivos? ¿Qué beneficios tiene para la empresa? ¿Qué coste tiene?

Algunas empresas entienden este incentivo como una simple cantidad monetaria (dinero) a entregar al empleado pero otras van mucho más lejos llegando a una conclusión. Un viaje de incentivos no es sólo un premio, sino también una forma de cohesionar departamentos, fomentar las relaciones personales, incluso entre personas de diferente rango dentro de la organización, o premiar a nuestros mejores clientes.

Estos viajes son ya habituales en los sectores farmacéutico, de automoción, telecomunicaciones, financieros (bancos, aseguradoras…), etc.

El turismo de incentivos no es sólo viajar. Es viajar con una interesante agenda de actividades que nos permita conseguir disfrutar por encima de todo pero sin olvidar nuestros objetivos (motivación, cohesión, estimulación, vínculos…).

A la hora de plantearse el coste que le supone este tipo de viajes a las empresas tendremos que decir que estos viajes no tienen coste propio, y me explico. El viaje se paga íntegramente de los beneficios de la sobreventa, digamos que se autofinancia gracias a los resultados previamente obtenidos.

Para organizar nuestro viaje tan sólo nos falta un ingrediente, quizás el más importante de todos. Sólo conseguiremos un viaje de éxito si elegimos a una empresa DMC (personal receptivo) con amplios conocimientos del mercado español. Estudios realizados aseguran que más del 50% del éxito de un viaje de incentivos está en la correcta elección de la empresa DMC adecuada.

Llegados a este punto sólo nos queda contactar con nuestra empresa DMC de confianza y comentarle quienes van a disfrutar de nuestro viajes de incentivos (comerciales con mayor porcentajes de ventas, departamentos creativos, equipos de trabajos, clientes potenciales o actuales, etc.). Un inmenso abanico de posibilidades acaba de abrirse a sus pies. Buen viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *